Cerrar
(0) artículos
Usted no tiene artículos en su carrito de la compra.
Productos
    Filters
    Preferencias
    Buscar

    Cómo elegir la crema para la cara que mejor se adapte a ti

    En el momento de elegir una crema para la cara suelen surgir muchas dudas, y puedes llegar a plantearte si estás comprando la más recomendada para ti. Es esencial comprar la crema facial que más se adecue a las exigencias y necesidades de tu piel, de esta forma conseguiremos una correcta hidratación y la protección ideal. Por eso te traemos este artículo con una serie de consejos para ayudarte en el proceso de compra.

     

    1# Determina tu tipo de piel

    Lo primero que debes hacer es preguntarte “¿qué tipo de piel tengo?”. No solemos estar seguros de cuál es nuestro tipo de piel y es esencial para decidir el tipo de crema. Deberemos diferenciar por un lado entre piel seca, grasa y mixta, y por otro lado si tenemos piel normal o sensible:

     

    Piel seca

    Este tipo de piel se suele caracterizar por ser áspera al tacto, mate y, en ocasiones, con aspecto agrietado. Es común sentir sensación de tirantez, y en casos más extremos, picor y escozor. Este tipo de piel se da a causa de la disminución de las células epidérmicas, lípidos y glándulas sebáceas que forman el manto hidrolipídico de la piel. Para este tipo de piel necesitarás cremas a base de retinol, vitamina A, y ácido hialurónico, que ayudarán a absorber mejor la hidratación. Además, busca cremas que contengan aceites esenciales, por ejemplo, de aguacate, de aloe vera o de argán, que aportarán más lípidos a la piel.

     

    Piel grasa

    En las pieles grasas los poros de la piel se evidencian mucho más y, debido a la alta producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas, la presencia de brillos es prácticamente constante. En general, este tipo de piel suele ser propensa a la aparición de comedones, espinillas y puntos negros.

     

    Sin embargo, debemos tener presente, que una mayor producción de sebo no quiere decir que la piel esté correctamente hidratada, por lo que es un componente que no puede faltar en tu rutina de cuidado facial. La no hidratación de la piel puede estimular la sobreproducción sebácea, lo que sería contraproducente. Por ello, lo mejor es optar por hidratantes especiales para el cutis graso, cremas sin aceites y emulsiones reguladoras de la producción sebácea. Lo ideal serán cremas para la cara hechas con base de agua y en textura gel.

     

    Piel mixta

    Ésta es una mezcla entre piel seca y grasa, es decir, que habrá zonas de la cara con piel normal o secas, combinadas con otras zonas grasas, es el tipo de piel más común. Generalmente, observaremos brillos en la zona ‘T’, esto es, la barbilla, la nariz y la frente. La zona de las mejillas suele ser piel normal o seca.

     

    Para este tipo de pieles, no basta con usar cremas para un tipo de pieles u otro, sino que te recomendamos que busques cremas para pieles mixtas o combinadas. Necesitas entonces cremas hidratantes ligeras, de textura sedosa y ricas en vitaminas A, C y E.

     

    ¿Piel normal o piel sensible?

    Las pieles normales suelen ser más resistentes o «más fuertes», y por eso están más protegidas frente a los alérgenos y otras sustancias irritantes. Por eso, si tu piel es normal estás de suerte, pues generalmente tienes la opción de probar cualquier tipo de producto sin provocar reacciones como acné, picor o erupciones.

     

    Pero tranquilidad, para las pieles sensibles existen multitud de gamas de productos que tratan este tipo de piel, más susceptible a reaccionar, ya que se irrita con facilidad. Por eso, si no te la quieres jugar, te sugerimos elegir una línea dermatológica más propia de farmacia.

     

    2# ¿Cuál es su finalidad?

    Debemos tener claro que no existe una crema que valga para todo de forma eficiente, por lo que tenemos que identificar qué es lo que queremos que haga la crema: reducir la apariencia de arrugas, disimular manchas, prevenir las arrugas, eliminar el acné, hidratar, unificar el tono de la piel… Y una vez tengamos esto decidido, y en base a tu tipo de piel, ya puedes proceder a buscar la crema idónea.

     

    Si buscas corregir o prevenir más de una cosa, lo mejor es que combines tipos de cremas distintos en momentos distintos del día, para conseguir un cuidado facial efectivo.

     

    3# Ten en cuenta tu tipo de piel

    Debes recordar siempre que las pieles cambian con el paso del tiempo. A partir de los 25 años, empiezan a aparecer las primeras líneas de expresión en el rostro, que van profundizándose con los años hasta aparecer las primeras arrugas. Por ello debemos buscar siempre la crema que más se ajuste a nuestro rango de edad: hasta los 25 años, un tratamiento diario hidratante es suficiente; entre los 25 y los 40 años, es necesario un tratamiento preventivo, más superficial, para tratar las primeras líneas de expresión; a partir de los 40 años se hacen necesarios tratamientos específicos para el envejecimiento cutáneo, a base de cremas más nutritivas para arrugas más profundas.

     

    Con estos 3 simples conceptos en mente, encontrar la crema que mejor se adapta a tu piel será mucho más sencillo. En Parafarmacia Nube contamos con una gran variedad de cremas para la cara y otros productos de tratamiento facial para conseguir el mejor cuidado para tu piel. Si tienes alguna duda no dudes en consultarnos, estamos a tu disposición.